La dieta mediterránea, Patrimonio de la Humanidad

La dieta mediterránea es una de las más saludables y variadas del mundo y eso hace que sea valorada en todo el planeta. El aceite de oliva gourmet, la fruta y las verduras, los cereales… Nuestra tradición gastronómica ha dado lugar a esta dieta. No hablamos únicamente de la comida en sí, sino de un estilo de vida que engloba además de la alimentación, la vida sana y la cultura.

El punto de partida es sin duda el Mar Mediterráneo, un mar que ha influido directamente en los países que lo rodean en prácticamente todos los ámbitos: la pesca, la cosecha, la recolección, la cocina, la alimentación…

dieta-mediterranea

*Imagen: hola.com

La Dieta Mediterránea es un estilo de vida singular cuya denominación deriva de la palabra del griego antiguo diaita, forma de vida.”

Aunque actualmente entendemos dieta como la alimentación, en realidad su origen hacía referencia a la forma de vivir en general que gracias al mar y al clima compartimos todos los países mediterráneos: celebraciones, respeto, hospitalidad, diálogo intercultural… Es precisamente esta forma de vida la que se ha nombrado desde el año 2013 Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad, un reconocimiento que pone de manifiesto la importancia de, no solo la comida, sino también del estilo de vida que compartimos los países del área Mediterránea.

Este reconocimiento se ha conseguido gracias al trabajo conjunto de España, Italia, Grecia y Marruecos, un ejemplo más de este sentimiento de Comunidad que caracteriza a los países del área mediterránea.

Las 5 claves de la dieta mediterránea

¿Por qué es tan importante esta dieta en el mundo? Parece que nosotros, como hemos vivido toda la vida con ella, no la valoramos lo suficiente hasta que vamos de viaje y efectivamente, la comida y la forma de vida son las dos cosas que más podemos echar en falta.

Poco a poco estamos importando otras dietas, mucho menos beneficiosas y naturales. El tiempo y las responsabilidades son factores que hacen que nos decantemos por la comida más rápida y fácil de preparar, aunque mucho menos saludable. Con el objetivo de recuperar un poco este espíritu por la buena comida mediterránea aquí dejamos algunas claves de nuestra dieta, un patrimonio que entre todos debemos preservar:

1.- El aceite de Oliva

Es uno de los principales alimentos de nuestra dieta, un tesoro que se ha transmitido entre culturas y costumbres desde hace siglos y que dan un toque único a los platos mediterráneos. Además, el aceite de oliva previene la aparición de enfermedades cardiovasculares.

2.- Alimentos de origen vegetal

Las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan al mismo tiempo una gran cantidad de agua. Como ya sabemos, los expertos recomiendan consumir 5 raciones de fruta o verdura cada día.

3.- Alimentos de los cereales

Para tener energía cada día, los carbohidratos son fundamentales. Es importante consumir cada día pan, arroz o alimentos procedentes de los cereales.

4.- Pescado en abundancia, carne ocasionalmente

El pescado es otro de los pilares de la dieta mediterránea y se recomienda consumirlo como mínimo dos veces a la semana. Contiene grasas muy parecidas a las de origen vegetal que ofrecen protección frente a enfermedades cardiovasculares.

Por su parte, las carnes rojas son fuente de proteínas y hierro, pero también de grasas animales que en exceso no son saludables. Por ello se recomienda limitar su consumo con cantidades más pequeñas.

5.- Alimentos de temporada

El consumo de alimentos de temporada nos permite, sobre todo en frutas y verduras, consumirlas en su mejor momento de maduración y por lo tanto son una mejor fuente de nutrientes, además de tener un mejor sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *