Cómo utilizar una cataplana para su correcto mantenimiento

Una cataplana es un utensilio de cocina que se utiliza para preparar platos al vapor en la cocina portuguesa, especialmente popular en la región del Algarve. Los platos más típicos suelen ser pescados, mariscos, arroces y carnes. Tradicionalmente se fabrican de cobre y tienen la forma de dos conchas de almeja unidas por una bisagra que las adhiere herméticamente para poder conseguir la mejor cocción al vapor.

G2J_KPHome_2_mantenimiento-uso-cataplana

Este popular utensilio fue inventado por Armando Luz (1927-2002), un artista que trabajaba con cobre y acero inoxidable. El hecho de que las cataplanas se fabriquen de forma artesanal y estén compuestas de cobre en el exterior y de estaño en el interior, hace que tengamos que seguir unas ciertas pautas para el correcto mantenimiento y uso de las cataplanas portuguesas.

Cobre y estaño

Las cataplanas portuguesas se fabrican de dos materiales concretos que son los encargados de su eficacia en la cocina. El exterior está hecho de cobre y por el interior están cubiertas de estaño, de ahí su color anaranjado exterior y el plateado del interior.

“Las cataplanas portuguesas artesanales se fabrican de cobre y estaño, los materiales que mejor conducen, conservan y distribuyen el calor”

El uso de estos materiales se debe a que son muy buenos conductores del calor. El cobre en concreto es perfecto para mantener el calor y distribuirlo, mientras que gracias al estaño logramos un ahorro de energía del 40% en relación a las cazuelas comunes. El estaño también ejerce una función antiadherente al imposibilitar que los alimentos queden pegados a la cataplana.

Gracias al uso de estos dos materiales la cataplana es capaz de preparar platos únicos e intensos de sabor, no obstante, también implica tener un mayor cuidado en su uso si queremos que sus propiedades se mantengan.

¿Cómo mantener una cataplana?

A continuación damos algunas pautas para evitar que nuestra cataplana se estropee, deteriore o deforme.

Uno de los primeros consejos a tener en cuenta es que no debemos poner la cataplana en el fuego sin ponerle primero el aceite y condimentos que vayamos a cocinar. Una vez hecho esto, deberemos poner el fuego a una intensidad media o baja, nunca alta. Es importante que nunca utilicemos la cataplana vacía ni en el fuego ni en el horno, ya que así podremos provocar que los metales se quemen.

“Es importante no utilizar nunca la cataplana vacía en el horno ni en el fuego para evitar que se quemen los metales”

A la hora de cocinar utilizaremos herramientas de madera o de silicona, evitando siempre las metálicas que pueden causar ralladuras. Cuando nos dispongamos a limpiar la cataplana tampoco utilizaremos productos abrasivos, la limpiaremos con agua y un cepillo o con la parte esponjosa de un estropajo. Después, secaremos la cataplana muy bien para que no le queden manchas. Recuerda que no es recomendable introducirla en un lavavajillas.

Ahora ya sabes las precauciones que debes tener para que tu cataplana te dure muchos años en buen estado ¿Listos para preparar los platos al vapor más intensos?

Comentarios

  1. Carlos:

    Mágnifica información. Me servirá para cuando tenga que hacerlo en la cataplana que compré hace poco en una web.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *